A todos los lectores

Como periodista independiente, este espacio, mi blog, me permite expresar mis ideas libremente y poder escribir sobre diversos temas sin censura, ni control alguno. Una de las grandes virtudes de la democracia…
Como profesional que soy, tomo este trabajo con absoluta seriedad y respetuoso de las expresiones de todo visitante, coincidan o no conmigo en los contenidos vertidos aquí.
Este blog es un lugar de encuentro y lectura.
Me siento orgulloso de haber elegido como forma de vida, esta hermosa profesión de Periodista que tanto me apasiona y amo.
Nuevamente gracias a todos aquellos lectores que visitan y participan mi blog, ya que son el sustento más importante y alimentan mis ganas y pasión por seguir escribiendo.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Carreras de Aventura y Expedición: Una pasión que no entiende de límites

Las carreras de aventura son un fenómeno que crece día a día en Argentina. Miles de personas se vuelcan a esta actividad que combina esfuerzo, sacrificio y orgullo.

--------------------------------------------------------------------------
Por Germán Avalos Billinghurst

Paisajes increíbles, altas montañas con sus picos nevados, ríos y arroyos de deshielo y espesos bosques forman parte de la geografía que envuelve a las carreras de aventura.

Entre los muchos lugares en donde se realizan estas carreras: todas las provincias que comprenden y abarcan parte de la Cordillera de Los Andes, Entre Ríos y sus cuchillas, la mediterránea Córdoba, etc., hay uno que sobresale por la magnitud del desafío que implica su terreno y clima, y es ni más ni menos que la Patagonia.
Dentro de esta zona de indescriptible belleza y en donde el contacto con la más pura naturaleza se produce a diario, la provincia que pica en punta en Neuquén, y sus dos principales destinos son: San Martín de los Andes y Villa La Angostura.
Ambas ciudades cuentan con muchas ventajas, entre las que podemos nombrar: un alto grado de adeptos a esta disciplina, muchos locales de indumentaria y equipamiento especializado, y sobre todo dos puntos claves como son sus innumerables montañas, circuitos y senderos por donde realizar un trazado con diferentes niveles de dificultad según los disponga la organización, y la imprevisibilidad del clima.
Hasta acá algo de data básica para adentrarnos en el tema. Ahora le toca el turno a los verdaderos hacedores de estas carreras, los corredores.
Pero, que lleva a estas personas a enfrentar semejante desafío, provisto de una mochila con víveres, abrigo, brújula, mapa y altímetro?... la respuesta no está muy clara, pero lo que es seguro es que todos ellos, corredores de elite o amateurs, saben lo que quieren y como conseguirlo.
Pero qué es una carrera de aventura?. Justamente eso, una aventura en todo el sentido de la palabra… es enfrentar situaciones complicadas a cada paso, es enfrentar los límites y miedos de cada uno, es medirse a “duelo” con la naturaleza, esa misma que sin previo aviso prepara una tormenta perfecta que pone a prueba el coraje de esto contendores, la que de un momento a otro decide cambiar ese frío y húmedo color gris, por el cálido celeste, provocando el tan esperado alivio. La “madre” naturaleza es sabia e impredecible, más allá de cualquier organización, es la que en definitiva y según con el pie que se haya levantado, pone las reglas de juego.
Y los aventureros?, ellos por supuesto, son la otra pata fundamental de esta sociedad y los que permiten con su presencia que existan las competencias (en este artículo no vamos a hablar del tercer elemento que completa este diagrama: las organizaciones). Y que quede claro que estamos hablando de una competencia, pero no entre los corredores sino entre ellos y la naturaleza. Porque el objetivo es justamente ese, lograr saltear uno a uno los imprevistos que “esta señora” nos impone; el terreno y el clima por citar dos, y llegar a la meta sanos y salvos, sin importar la posición, pero con el orgullo de haber alcanzado el objetivo y demostrarse a uno mismo que tanto esfuerzo y entrenamiento valieron la pena.
Acá hago un paréntesis para decir que quizás para los corredores de elite, la posición en la que finalizan si es importante, pero esta clase de participantes reflejan un porcentaje menor en el universo total de los inscriptos, y este artículo apunta al aventurero amateur, ese que con valentía, coraje y amor propio afronta este tipo de desafíos.
Luego de esta aclaración, sigo expresando pensamientos y aquí sin dudas se presentan algunas etapas que son ineludibles para todos los corredores:
El entrenamiento: como dice el dicho “cada maestrito con su librito”, pero lo que si es seguro es que la mayoría de las personas que participan o deseen participar en este tipo de competencias deben tener un entrenamiento físico y mental muy importante (en lo personal creo que para lograr terminar una carrera de expedición y aventuras se necesita 50% físico y 50% cabeza, ya que ambos son necesarios y complementarios entre sí).
Estas carreras demandan un esfuerzo muy significativo en ambos aspectos, que van alternando su importancia según el transcurso de la carrera y las dificultades que se van presentando. Para la parte física es imprescindible concurrir a un gimnasio asiduamente para entrenar y fortalecer los diferentes grupos musculares que se usarán en carrera, también es importante la parte aeróbica y en caso de ser posible, es muy recomendable hacer cuestas, o sea subir y bajar escaleras o calles empinadas (para aquellos que viven en Capital Federal o en zonas llanas), los que tienen cerros cerca cuenta con ventaja. Y desde el punto de vista mental, es muy importante tener en claro a que nos vamos a enfrentar y cuales son nuestras fortalezas y debilidades, para no caer en decepciones cuando las dificultades comiencen a presentarse (porque 100% seguro, que aparecen). Por eso, tener la cabeza fría en el momento de tomar las decisiones, nos ayudara a nos equivocarnos y a no bajar el entusiasmo.
La previa: los días previos a la carrera es importantísimo no realizar actividades físicas “pesadas” que puedan provocar alguna lesión o dolencia. Otro punto no menor, es el armado de las “benditas” mochilas. Hay que asegurarse que tenemos todo el equipo obligatorio, así como todo aquello que queremos llevar, comida, abrigo, etc. Menciono este punto porque es común que ocurra que algunos competidores por el apuro y la ansiedad se olviden algún elemento y esto puede derivar en descalificaciones o situaciones difíciles en carrera.
Es importante también completar el trámite de la inscripción y retiro del kit con tiempo y participar de las charlas técnicas que los organizadores dictan, ya que en ellas se pueden aclarar todas las dudas y se reciben “consejos” sobre el recorrido que a la larga suelen ser muy útiles.
Por último, una vez recibidos los mapas, es imprescindible hacer un minucioso estudio de los mismos y hacer una buena lectura, para tratar de entender que nos están mostrando. El armado de una estrategia correcta y el trazado de “nuestro” recorrido deseado completan el cocktail de la previa. Debería agregar que descansar bien la noche previa a la carrera ayuda también, pero a veces la ansiedad y la estimulación son tan fuertes que resulta imposible poder conciliar el sueño.
En la largada: A mi entender es el momento de mayor emoción y voltaje, y ni que decir cuando comienza la cuenta regresiva, ahí donde la adrenalina sale por los poros y el corazón parece explotar. Esta situación puede llevar a que larguemos a un ritmo rápido o más fuerte del que estamos acostumbrados y las posibilidades que el ahogo y los malestares se hagan presentes se agigantan. No olvidarse que vamos a confrontar contra un clima imprevisible, un terreno difícil y mucho desnivel.
Lograr controlar las emociones y tener la mente fría, ayudara mucho a una buena largada.

En conclusión, y para no seguir extendiéndome más de lo que ya lo hice, quiero decir como opinión personal, que las carreras de aventura son “un vicio” y que aquel que lo pruebe no podrá apartarse más de él. Además, el ambiente que se vive es hermoso e increíble, lleno de amistad, camaradería y buena onda, donde el compañerismo y la solidaridad están por encima de los resultados y en donde los valores humanos son la expresión más frecuente que podemos encontrar.
A los amantes de esta actividad y lectores en general, ojala hayan encontrado este contenido de utilidad, en donde, a mi manera traté de expresar las pasión y la alegría que me produce ser un “aventurero”. Espero verlos pornto y compartir kilómetros con ustedes.

Próxima estación, La Misión Race!. Villa La Angostura, allá vamos...

Un agradecimiento muy especial a hernanp que me inicio en esta hermosa actividad. GRACIAS!!!
Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal